03 mayo, 2016

Décimotercer poema mexicano / Te debía un poema

sobre el sillón naranja
en el que se acostaron miles,
o quien sabe cuántos,
me mira y dice cosas,
ama todo
todo le gusta
"no caigas del idilio", pienso.
- cómo te amo
- qué linda frente tenés
- qué te traigo para comer
después mira el techo
me ofrece su perfil de perro y dormita.
- amo el átomo,
dice desde el mismo sillón gris de polvo
y lo veo solo y desnudo
qué espero, me pregunto,
para acotar ese espacio
e inundarlo
y decirle todo del amor;
espero, me respondo,
porque hace tiempo
le debía un poema.

02 mayo, 2016

Décimosegundo poema mexicano / Estrella del camino

ves esa estrella amarilla
en la atlántida del cielo?
es marte,
dijo hugo, y la palmera
hizo un movimiento
como de reverencia.

nunca había visto a marte
en la puerta de mi casa,
tampoco un mar turquesa
bajo la línea de pesca.
prometí mirar más allá
de las columnas de hércules
cada vez que todo fuera negro
e ir al mar turquesa
una vez cada tres días
para recordar
por qué estoy lejos de mi sur
y próxima a marte
y a esas líneas de pesca.
la muerte no será inútil
que mis valijas contengan
tres vestidos y una manta,
que mi cuerpo vacío encierre
lunares como lunas,
y si miro la atlántida del cielo
que aparezca de imprevisto mi sur,
un centauro en la noche de verano.



21 abril, 2016

Décimoprimer poema mexicano / Circumpacífico

el cinturón de fuego
alienta el apocalipsis
el lecho del océano
se sacudirá en amor
de derrumbe y evolución.

20 abril, 2016

Décimo poema mexicano / El tiempo en pausa

en un cuarto frente a la ruta los carros hacen ruido
si cantan los pájaros el zumbido de la ruta es el sol
suena el despertador que me avisa debo ir a yoga
encuentro una conexión con la vida de antes 
que habla de la vida de ahora y me amarga algo 
que no es la razón y no es el pensamiento.

puedo mencionar las cosas que pasan
vivo frente a una ruta por la que un carro circula y hace ruido, 
el parque frente a la transpeninsular vuelve la tierra en polvo
un bosque es el ecosistema bajo estos bambúes 
caminan mexicanos a comprar latas de cervezas
camino a la palapa a mirar la gente pasar
los tinacos de agua se rebalsan, la garrafa pierde gas
los muñecos del metegol resisten duros bajo telarañas.

las siete de la tarde es el momento de mayor afluencia vehicular 
las siete de la mañana es el rojo en el cielo tras el banano,
el momento de los pájaros, el silencio del tiempo en pausa.


18 marzo, 2016

Noveno poema mexicano / Pelícano en el tiempo

quiero sentarme en la punta de esa espuma
para despedir lo que acontece en el más acá
mecerme en la arena mojada
y que el tiempo sea lo mismo que ese pelícano
que espera sin otra cosa que hacer
mas que convertir el agua salada en dulce.


13 marzo, 2016

Octavo poema mexicano / Sobre la existencia de las sirenas // Sirena ancestral

dos cervezas me vuelven invisible
y dirás:
¿invisible, como los poderes de la magia?
invisible como el dios de la adolescencia
y como los poderes de la magia.

apostada a noventa grados sobre la arena
abusando de la contemplación
veo una cabeza en el confín del cielo y el agua
un cuerpo incansable en lucha oceánica
dos colombianos y el sonido de la paleta pelota
entorpece el mejor soundtrack de la vida lejos
el mar: nunca uniforme, nunca estable.

el cuerpo incansable promedia el horizonte
la masa líquida acuna una cabeza
y al cuerpo se lo traga el agua;
es una mujer, la veo toda a través del sol

baila con la oleada
que no azota pero besa
la última ola se resiste
y la corriente es fuerte
el mar se niega a soltarla.

se libera de la espuma de la orilla,
y camina, mira la arena,
con el índice y el pulgar
se toca la nariz, la boca,
aparece dorada bajo el sol
se acomoda el collar de perlas
y las pulseras, también de perlas,
el pelo blanco pegado a los hombros
y los músculos de las piernas flojos del agua.

las mujeres no deben abandonar la cola de pez
las alas de los pelícanos.

entregada  a los poderes de la invisibilidad
me limito a tomar dos cervezas tumbada en la arena
yo también quiero perderme un día en el mar
imitar a la sirena ancestral
tomar de la oscuridad lo mejor
y limpiarme al fin de tanto arrullo de mar.

02 marzo, 2016

Séptimo poema mexicano / En mi país la salud es pública

en México la salud es privada
en el ritual no hablamos de los huesos
ni de los tendones ni de los hijos sanos
sólo música y mar y amor
la campana de cristal usa doble condón
los ángeles redoblan la guardia
en México no hay hojas de coca
y la cercanía con Estados Unidos
tira lo andino por el váter
la Cordillera es una ilusión
despreciativa la canadiense hermosa
pregunta si
Argentina está en América
dibujo con mi dedo sobre la barra
en la que bebemos
la forma de América país por país
quería decirle
el culo del mundo, las Malvinas, el sur del sur,
lo contrario de Estados Unidos,
ella dice
wine y vino, beer y cerveza,
very big y muchogrande,
ella no entiende espaniol
mi idioma, hermosa y joven canadiense,
no es español es castellano
en Argentina hablamos casteyano,
y la salud es pública para todos, hasta for you.

29 febrero, 2016

Sexto poema mexicano / ni Patria ni Madre

"estamos solos y lejos de todo"
dijiste con los ojos brillando
en mil cometas de glorias negras.
te di la razón:
si sos loco y sos niño.
empíricamente estamos solos y lejos de todo.

- como si nunca hubiera sido así -

un pasillo fue mi exilio,
arremolinada en una bola
las caderas se rompieron
y nada explicó este
estar sola y lejos de todo.

- una gloria negra me pateó al baldío -

me quedé sin Patria ni madre,
en el norte de ese cuásar
validamos el daño
que estar solos y lejos de todo
nos mantenga locos y nos deje niños.

20 febrero, 2016

Quinto poema mexicano / Anhelo de estructuras o la resaca de las ciudades

a once horas de la ventana de un bar
a once del alcohol como sedante
me provoca olvidar a Buenos Aires y
su látigo en el sigilo de la noche.
la mano para un taxi rápido,
mira con desconfianza el recorrido
la cuadratura de las avenidas
me contiene en cajas apiladas
pasan Rivadavia, Pueyrredón, Jujuy,
y llevo el miedo de ser mujer
y ser sola en las sombras
me vuelve energúmena, una nada,
sin embargo el destino sale sorteado:
vuelvo a salvo cada noche.

se pierden las cosas en Buenos Aires
cuando la mañana y la canción es la misma
tarde al subte, quiero evitarlo;
tarde al trabajo, quiero evitarlo;
todas las zapatillas son iguales,
buscan el cordón de la vereda,
el semáforo en verde,
las líneas perpendiculares de las baldosas.
estoy a once horas de acodar el torso en una barra
esperando la culpa de la resaca.
levanten la cabeza, camaradas, y miren el cielo
nada los ciñe a seguir la moda,
el humo es el mismo en Budapest 
y en Ciudad de México o Berlín,
huyan de las moles de cal y de las culpas
de la mirada del otro y ese anhelo de estructuras.

Cuarto poema mexicano / La información es un témpano

un aeropuerto a nueves horas de Buenos Aires
asiste ajeno a la primera vez de todo
pediré un café lleno de leche
no sabré del azúcar ni la cuchara
buscaré una casa de cambio
y sonreiré al mexicano local
"son todos muy amables",
la azafata arrastra su maleta;
nos miramos foráneos de la salsa dulce
y pasamos con 180 días de gracia
todo el sol de las palmeras y los narco corridos
en los camiones de parajes modo paraíso
y de pronto sucede la magia del extranjero
vigoroso don del olvido
las cosas se vuelven limpias de la mirada
nadie me conoce nadie me dice qué
la información es un témpano
y así nos amamos con desconocidos
a quienes callaremos los juicios.


30 enero, 2016

Tercer poema mexicano / Árbol de bananas

reparé en este
árbol de bananas frente a mi puerta
musa paradisíaca
larga el almíbar y
hace fuerza contra los carros
que también madrugan,
los ruidos en México son imperceptibles,
y dormir ladeando la ruta
es la opción de paz.