30 enero, 2016

Tercer poema mexicano / Árbol de bananas

reparé en este
árbol de bananas frente a mi puerta
musa paradisíaca
larga el almíbar y
hace fuerza contra los carros
que también madrugan,
los ruidos en México son imperceptibles,
y dormir ladeando la ruta
es la opción de paz.


29 diciembre, 2015

Segudo poema mexicano / El mapa no son los deseos

me llevó prendida
de la cintura
un imán mi ecuador
quebrado y a merced,
un campo magnético
toda mi cintura
dividendo de los meridianos
otrora desencajados
hoy apenas meridianos
caudal de menstruaciones.

hice mil valijas
llenas de pocas cosas
unos vestidos
y trajes de baño
para el invierno.
marqué un punto con mar
en el mapa de los deseos
vacío de objetos
otrora deseados.

- no quiero nada - dije.
- lo que podía perder ya lo perdí.

y lustré mi cintura
atrapada por el magnetismo,
vacía de deseo,
con el vaso limpio
para contenerlo
de cosas que no son objetos
y completar
una muerte,
las cenizas en el río,
un paisaje de palmeras.





21 diciembre, 2015

Primer poema mexicano // De los distintos limbos

sonó la reja de casa
que a las 5 anunciaba
la llegada del mate
y de martín dando un salto;
un puente metafísico
me llevó
a san cristóbal
estuve un microsegundo
en mi última casa.
paredes rojas,
vinilos atentos,
cocina refaccionada,
la puerta del cuarto verde
sellada para siempre.

--- / --- / --- / --- / --- / ---

la irrealidad paralela
es un sonido perdido
una imagen de la mente
que cree en la velocidad de la luz
el instante es lo que quieras que sea
nada perdura,
no más la muerte y la mutación.
de la memoria selectiva
busco caras
catalina en neo,
cerati cantando efecto doppler
macri leyendo mal en el mercosur
mi viejo y su amargura
todo pasa hoy, acá,
a media hora del mar de cortés
y a media hora de plaza de mayo.

13 noviembre, 2015

Una canción lejos de la humanidad

La música como contrapopuesta al incendio
cuando la ciudad es el humo negro
y yo misma devengo humo negro
un salvaje se mete dentro mío y canta
un instante o tres minutos dura
y soy una tribu completa con las mujeres
los niños y los hombres agitando
en una cancha de fútbol,
que no es una cancha de fútbol
es algo impensado, inédito,
un pueblo de amor dentro mío
cuando las cruzadas ni la iglesia
ni la medicina ni la ropa ni los rubios
ni el comercio ni los verbos conjugados
y dentro mío somos todos felices
los tres minutos en las antípodas de la humanidad.



12 noviembre, 2015

Las primeras fotos de lo que nos importa: la playa

llegan las fotos de la península
suena una canción
dedicada a un wolswagen
la máquina total hace feliz
a su dueño que canta
esas fotos muestran
la caminata por la ruta
del suburbio a la playa
cargando una helatodo
llena de chelas marca sol
porque no hay bares sólo hoteles
a la vera del pacífico
llevaremos los bares
la cultura, el wolswagen,
la canción de cancha
llevaremos la certeza de
sabernos felices escribiendo
una página en blanco en el futuro
reconstruyendo el borrón.

24 octubre, 2015

Streaming de Ixtapa

Veo un streaming de Ixtapa
el mar picado y constante come la costa
suena como la programación interrumpida
Ixtapa: abro un mapa y me ubico en el Pacífico
¿qué ciudades están cerca?
Huracán Patricia a 325 km por hora
toca tierra en Manzanillo y Vallarta.
La soledad del streaming de Ixtapa
es como Villa Urquiza sola a las 5 de la mañana
se paniquea la calle, se apura el tranco,
aprieta el frío la muerte cerca no discrimina,
se vuelve corriendo contrareloj a la casa
Huracán Patricia y Villa Urquiza
a las 5 de la mañana se tocan en el miedo.



06 octubre, 2015

Un buen nombre

julia sola bien se lame
debería llamarse
este disco que encontré
en la soledad
de la noche luminosa
y pega bien conmigo.

08 septiembre, 2015

Código sagrado

psicometría
orienta la voluntad / propone una ruta:
recibir la energías favorables de la luna
reparar el daño en el aura
conocer el próximo paso
sanar el árbol genealógico
de secretos y cosas ocultas
la proyección
no está en la trampa y los engaños
son vampiros energéticos
que chupan de a dos cada luna
desde siempre
seguir a los mentores
vienen del corazón del planeta
son mil soles
como la sonrisa espiralada
de la maestra ascendida
diosa de los mares
águila blanca
vienen animales de poder
del centro del planeta
voy por la pantera negra
el mirlo
el colibrí
el elefante
orión
pléyades
sean creativos
reciban las energías favorables de la luna
la psicometría arrojará pruebas confiables
si de los restos nacen nuevos animales.



21 agosto, 2015

Los esquimales

Las luces
que llenan el cielo
cuando viene
la aurora boreal
son las almas
de los bebés muertos
dicen
los esquimales
de Groenlandia
uno de los lugares
del mundo
para sentarse
en el palco
de las auroras boreales
juegan
las almas de los niños
y el movimiento
que debiera ser en las casas
se traslada al cielo
y verdes fucsias azules
son las manchas
de un babero eterno
espero en la boletería,
quiero creer en la leyenda.

13 agosto, 2015

Selenita

Lorena me regaló una selenita y una carta que explicaba un poco. Leí la carta y lloré. Ella y yo tenemos una grieta de miles de kilómetros en el alma. En ese momento no me animé a sacar la piedra de la bolsa verde transparente que la contenía. Con Lorena una vez nos peleamos, hace muchos años. Ella me gritó y yo dejé de hablarle. No recuerdo cómo volvimos a decirnos hola. Supongo que era inevitable porque nos queríamos. El otro día, en una fiesta, puso en mi mano un sobre con esta bolsita verde transparente. Dijo que lo viera después, otro día. Eso hice. Mientras, pedimos otro gin tonic. Después otro y otro y nos pasamos a la caipirinha. Era un cumpleaños en un country de Pilar. Bailamos y tomamos agua y alcohol en cantidades iguales. Antes de conocer a Lorena había conocido otras Lorenas, pocas. Pero la primera que me hizo pensar en el nombre fue la que duerme, la que perdió los zapatos. Otra Lorena, igual de morocha, tuvo un hijo a los 17. Con los días me animé a abrir la bolsita verde transparente y a ver con detenimiento la piedra. La saqué del envoltorio y noté cuánto pesaba. Una selenita hecha de cristales, formada por la erosión del tiempo ocupaba un espacio mínimo entre los dedos. Blanca, lechosa, delicada como un glaciar. Tiene líneas horizontales imperceptibles que nunca se tocan. Le dije a Lorena que iba a tener cerca la selenita. Los hombres imaginarios de la luna caminaron sobre este cristal que apaga la tristeza y fortalece el útero. La forma que eligió Lorena de estar cerca es con esta selenita que sostengo en dos dedos. Así, tal vez los kilómetros de grieta florezcan y los kilómetros de grieta como un Aconcagua imaginario se vuelvan de a poco una sierra, después una meseta y luego una llanura. El accidente geográfico, otrora epicentro del fuego de la tierra, es la huella que suavizará esta selenita. 

16 julio, 2015

Hay que irse

Yendo a California empieza con un suspiro. Robert Plant come un pedazo de aire y descansa en el punteo de Jimi Page. Toma el aliento y la fuerza que lo lleva a alistarse para el próximo comienzo. Está por decir algo y elige esperar la canción. Suspira como alguien que se sienta después de vaya a saber uno qué tormentas. Y espera. Lo veo realizado. Acaba de hacer algo pesado, una faena que le llevó un buen trabajo y por fin está en paz. Fue tirando el lastre y ahora está a punto de flotar a merced de la liviandad de su cuerpo.

Mira a lo lejos el paisaje, seguro es una montaña. Está mirando el más allá, el porvenir. Adivina lo que hay detrás de la montaña porque él ya estuvo ahí. Satisfecho se sienta a mirar y suspira en paz. Sentado y envejecido, un joven Robert se resigna. Sabe lo que viene. Es un vagabundo del Dharma con las visiones del porvenir que se desatan del pasado. 

Es preciso irse después de sentarse a descansar, después de haber sido montaña y águila. Después de haberse mojado en medio de las tormentas; tirar el lastre por la mañana tras la furia del mar. Hay que suspirar la paz e irse.